Esta técnica es irreversible y la única opción terapéutica es la extirpación total de la pulpa dental, y la obturación tridimensional del conducto dentario. La pulpitis está frecuentemente provocada por caries dentales profundas que alcanzan la pulpa dental y producen infección en la misma, originando dolor continuo y permanente que aumenta con estímulos fríos, calientes, alimentos dulces o ácidos.

¿QUÉ ES UN TRATAMIENTO DE CONDUCTO O ENDODÓNTICO?

El tratamiento consiste en la extracción de la pulpa del diente, un tejido pequeño en forma de hebra que se encuentra en el centro del conducto del diente. Una vez que la pulpa se inflama o muere debe extraerse para evitar generar una infección en la punta de la raíz del diente y ese espacio llamado conducto radicular, que queda vacío, se limpia y se rellena con un material aseptico que evita que la infección continúe.

Para la realización de una endodoncia es necesario anestesiar la zona en la que se va actuar. Posteriormente se realiza un agujero en la corona del diente para poder acceder a la pulpa y extraerla y proceder a la limpieza del conducto antes de realizar la obturación y sellado del mismo y de la corona con materiales específicos. Al final de la intervención el diente quedará plenamente insensibilizado y aislado de cualquier otra parte del organismo.

TECNOLOGÍA

Propex Pixi Localizador Apices

Diseñado por Dentsply Maillefer, es un localizado de ápices que proporciona control y confort, gracias a la tecnología multi-frecuencia. Funciona en conductos radiculares secos y húmedos, sin necesidad decalibrar o ajustar previamente a cero. Control dual de la progresión de la lima: control visual y control del sonido progresivo con 4 niveles de volumen.

DIAGNÓSTICO

1. ANAMNESIS

El proceso comienza con una historia clínica general y específica dental en la que hay que tener en cuenta ciertos aspectos como los antecedentes personales, enfermedades cardiacas o pulmonares, utilización de fármacos anticoagulantes, etc. Se realiza una evaluación subjetiva del dolor. El profesional puede preguntar por el tipo y localización del dolor, la intensidad del mismo, si el dolor es suave, la lesión pulpar será, probablemente, una lesión reversible, por el contrario, un dolor intenso indica que la lesión pulpar será irreversible.

2. INSPECCIÓN DE PRUEBAS CLÍNICAS

Se hará una inspección fuera de la boca en busca de fístulas extraorales que delatan la muerte pulpar del diente que fistuliza, y una palpación en busca de un flemón u otras alteraciones. Posteriormente se visualiza el interior de la cavidad oral para encontrar anomalías, como endoncias anteriores o fístulas intraorales. Pruebas de sensibilidad. Lo que se busca es la respuesta dolorosa a un estímulo o la ausencia de esta. hay dos métodos para determinar la sensibilidad pulpar.

3. RADIOLOGÍA

Se realizan radiografías periapicales, las pulpas vitales y patológicas no son visibles en la radiografía. Las pulpas necróticas pueden producir o no cambios radiográficos en estadios iniciales, para ser claramente visible el proceso inflamatorio debe extenderse hasta la cortical ósea. Las lesiones perirradiculares se caracterizan por pérdida apical de la lámina dura donde hay un ensanchamiento por necrosis, presencia de radiolucidez apical.